Hamlet, bueno para nada